Cuba, el arte efectivo del aburrimiento