El mundo ha perdido 178 millones de hectáreas de bosque en tres décadas, según la FAO