El Poli pierde a su Burro Blanco