Houseparty niega un hackeo y ofrece un millón de dólares a quien pruebe que es una campaña de desprestigio