¿Por qué nunca coinciden las cifras de líderes sociales asesinados?