El Cuerno de África frente al coronavirus, un reto ante una población nómada y débil ante el hambre