Los cabos sueltos de Lozoya en Suiza y Alemania