En las entrañas de una ‘bodeguita’ uribista